viernes, 19 de diciembre de 2008

Poema por la muerte de Alí y sorna por el 'Amen' de José

/Jean Senac: Poema por la muerte de Alí (*)

----------

=Iswe Letu: Sorna por el 'Amén' de José


/Delante del oficial
=Frente al civilón
/A la puerta del campo
En la puerta del cuartel
/Él alzó la cabeza
Él bajó su testa
/¡Cuán altivo es Alí!
¡Cuán sumiso es José!
/¡Cuan digno de su padre Cheik Tumert!
¡Cuán indigno de su padre José María!
/¡Franco y noble como un surata!
¡Retorcido y vil como una rata!
/El oficial lo abofeteó
El civilón lo amonestó
/Alí no dijo nada. Alzó la cabeza.
José no dijo nada. Bajó la cabeza.
/Loco de rabia el oficial se puso a aullar,
/a patalear
Loco de alegría el civilón se puso a hablar,
a sonreir.
/Delirio de avispas
/alrededor del límpido rosal
Delirio de moscas
en torno al hediondo muladal.
/Alí alza la cabeza y sonríe
José baja la cabeza y tiembla
/Te golpearon tan fuerte,
/condujeron tan lejos por tus huesos el eléctrico
/estupor,
/que al despertar dijiste: 'Madre'
/y te alejaste de ti
/hacia malezas
/donde ya no te alcanzarán.
Te zarandearon, te empujaron,
te llevaron al cuarto oscuro de la costumbre
cuartelera,
y al encender la luz tiritando dijiste: 'Amén'
y te alejaste de los tuyos
hacia el barrizal
donde ni tu mismo te encontrarás jamás.
/Ni siquiera son dignos
/de dejar en el fango sus pasos,
/porque el agua es espíritu,
/la tierra es espíritu.
Ni siquiera tuvieron
que dejar sus huellas en el fango
de mancharse de mierda
porque la cobardía repele
porque la mierda hiede.
/No son más que furor
/Agrio motor que gira en el vacío.
/¡Oh corazón de mineral,
/hermano mío,
/tu brillas
/subterráneo y profundo!
¡Oh corazón de babosa,
maldito,
tu te arrastras
subterráneo como las ratas!
/Tu no dijiste nada
/dijiste 'Madre'
/Tu no dijiste nada
/dijiste 'Madre'
/Tu no dijiste nada
/dijiste 'Madre'
/Y por esa pequeña palabra austera
/te mataron.
Tu sin embargo dijiste algo,
dijiste 'Amén'
Tu sin embargo dijiste algo,
dijiste 'Amén'
Tu sin embargo dijiste algo,
dijiste 'Amén'
Y por ese vocablo de dos sílabas
te liberaron.
/Comí la miel de tu colmena.
/Tu perro me siguió.
/Corrí por las viñas
/hacia el terrón más grueso.
Aparté la hez de tu condena.
Tu perro te abandonó.
Y también corrí por las viñas
hasta el terrón más grueso.
/Tú sonreías
/grave
/confiado.
/Le grité a las abejas.
/Me sofocó el silencio.
/Ahora, por doquiera que me muestras
/al enemigo, estoy.
Y no dejó nunca a Pepe detrás mío.

______
(*) los versos con la línea inclinada (/) son de Jean Senac
______

Otro poema para una antología contra el racismo