martes, 23 de febrero de 2010

Wycenty Faver: Os advierto de mi

El tiempo del desprecio -lo sabemos- se puede repetir:
entonces traicionaré, es seguro. De ello me convenció
no el miedo o la vileza por una simngular casualidad,
sino el dentista
que persistentemente taladraba
mi deteriorado diente.



Con el dolor no familiarizado, inhábil en coraje,
no pasé la preparación del espartano en las penas.
Podría ser jardinero, mas no mucho soldado
con la piel desollada.



En el jardín de la muerte en Oswiecim
hay una sala de museo
y en ella un rinconcito para los tampones.



En el lugar sensible de la mujer, que se abre
con la alegría del deseo
poníam un algodón
impregnado en gasolina. Lo encendían.
Esyoy oyendo aún
su grito, que aturdía la conciencia.

Y para mí, puede ser hasta treinta
argénteas magulladuras,
porque en mis nervios hay
fribras exentas aún de sus sufrimientos.

Estoy rezando para que
no me llgue la prueba.


Amigos:
no me confíen secreto alguno.

-

Traducción: Barbara Sikorska
Versión: Fraancisco Oraá

*

Poesía Libre. Revista de Poesía. Ministerio de Cultura, Managua (Nicaragua) Año V. Número 15, diciembre de 1985.

Responsable: Julio Valle-Castillo

Consejo Editorial:
Carlos Calero (Monimbó); Juan Ramón Falcón (Condega); Marvin Ríos (Niquinohomo); Cony Pacheco (Subtiava); Gonzalo Martínez (Bluefields); Gerardo Gadea (Ejército Popular Sandinista)