miércoles, 21 de marzo de 2007

José Mª Amigo Zamorano: ENTREVISTA AL ESCULTOR JAVIER HERRANZ ARCONES

3 cruces a la entrada
de pueblos de los que habla
el escultor


ENTREVISTA AL ESCULTOR JAVIER HERRANZ ARCONES

El escultor Javier Herranz Arcones nos dice que es ‘navero por los cuatro costados’: nieto de la tía Felisa ‘La Carbonera’, de Lorenzo ‘El Gorrino’, de la tía Casimira ‘La Corruca’… de su abuelo materno solo puede decir, ya que no conoce el mote, que desde niño trabajó en ‘La Resinera’… Tiene recuerdos muy gratos de Las Navas: ‘Me he bañado con los amigos que tenía de niño en el barrio (recuerda al actual alcalde) en las pozas de Fuente las Dueñas, de la Povea… hay muchos lugares de Las Navas que me resultan entrañables’.



Pregunta.-Eres el autor de la escultura de la Plaza de Las Tres Cruces de Las Navas. ¿Fue por encargo de alguna institución?



Respuesta.- Si, fue por encargo del Ayuntamiento. La historia viene de antes, cuando propuse hacer una escultura gratuita a fin de salvar el olmo de la Plaza del Cristo… Lo de menos era la escultura sino salvar al árbol; el árbol era uno de los monumentos naturales que había en el pueblo: era lo primero que veíamos cuando llegábamos a Las Navas, allí quedábamos todas las pandas de chavales, allí se sentaba mucha gente a charlar en torno a él… yo quería hacer algo para salvarlo, nada de particular por otra parte, pues lo he visto hacer en otros pueblos de la sierra de Madrid o de Ávila… pero bueno quedó desestimado… que ya tenían otro proyecto… que patatín que patatán… y resultó ser nada… Luego entró otro Ayuntamiento que conocía mi iniciativa y me propusieron, ya que estaban remodelando la Plaza de Las Tres Cruces, el hacer una escultura para ella.



Pregunta.- ¿Aceptaste hacer la escultura por algún tipo de compromiso: amistad, recuerdo entrañable del que hablabas o… por dinero, ya que uno no vive del aire?



Respuesta.- Por todo, menos por dinero ya que doné la escultura al pueblo; cobré, eso si, los gastos de taller y materiales.



Pregunta.- ¿Crees que artista debe tener algún tipo de compromiso?


Respuesta.-El artista antes de serlo es ser humano y si tiene compromisos debe tenerlos como persona, como ser social; el compromiso que se tenga con la sociedad, digamos el compromiso solidario, de estima hacia el semejante, ese compromiso, creo, debe ser como ser humano… En el caso del artista, quizás sea más visible, en cuanto que perdura en su obra. La obra comprometida, política y socialmente, debe surgir con naturalidad y no como una cosa impuesta. Si uno tiene un sentimiento solidario, lo expresa en la obra prácticamente inconsciente, como reflejo de su ideología, de su manera de ser, de su carácter… La actividad del artista refleja muchas más cosas que el compromiso: el amor, el erotismo, la música, el deporte… la naturaleza… que es una cosa a la que deberíamos estar comprometidos… la ecología… preservar el entorno que nos han legado para que en el futuro lo entreguemos a nuestros descendientes para que disfruten de él…



Pregunta.-Lo de tres cruces, ¿son por el nombre de la plaza o por tus creencias religiosas?



Respuesta.-Por mis creencias si, pero no religiosas. No soy un hombre religioso, digamos que más por creencias… filosóficas, quizás… por experiencia. Aunque yo no soy, ya lo he dicho, religioso, aunque no soy católico, lo que si soy es ‘cristianista’ si se me permite decirlo así; ya sé que no es correcto, pero es fácil de entender: Cristo fue uno de los personajes más importantes en la lucha del ser humano por la emancipación, por la libertad, por la dignidad: muy positivo para la Humanidad. Por otra parte, parece ser que ese lugar era la entrada natural del pueblo, antaño; y había tres cruces, como en otros pueblos castellanos. De manera que, a parte de aprovechar el nombre de la plaza, rescatábamos lo que había habido en el lugar, pero de una forma moderna, con una escultura moderna.



Pregunta.- ¿Qué has querido simbolizar con la mano agarrando a las cruces?



Respuesta.-Trataba, de alguna manera, de recuperar la idea original de los primitivos cristianos –enseña de paz y de esperanza-; están sostenidas por las manos que simbolizan la pasión, la firmeza, la sensibilidad como valores del ser humano… Tengo que decir que me hubiera gustado haberla hecho más grande, pero… bueno… otra vez será.



Pregunta.-Otra vez será… ¿quiere decir que te gustaría hacer alguna otra escultura para el pueblo?



Respuesta.-Si, claro que me gustaría. Pero aparte de esto, tengo que decir que ya hubo un proyecto, incluso con presupuesto y todo, para hacer una escultura en la entrada del pueblo, en el paseo donde estaba la gasolinera: se trataría de una escultura relativa a la leyenda de Las Navas acerca de Magalia, la hija del marqués, fugada con un centauro. Habría resultado, creo, una escultura muy bonita y representa un poco el ambiente lúdico que se respira en los veranos de Las Navas… Bueno, aquello quedó simplemente en proyecto y… se olvidó. Pero si no esa, pues otra: la escultura, el arte, es muy importante para el desarrollo de los pueblos; y en Las Navas presumimos del castillo de Magalia, como monumento. Sin él sería un pueblo más; con un entorno estupendo, sí… pero un pueblo mas.



Texto: Redacción de la revista ‘Caminar Conociendo’. Fotos: del escultor. El texto aparece ilustrado con siete fotografías de obras del escultor; una de ellas es el busto de Raúl, famoso futbolista del Real Madrid, hecho por el escultor para el Museo de Cera.

DE LAS PÁGINAS VIII y IX DE ‘FONTANA SONORA’, SUPLEMENTO DE LA REVISTA ‘CAMINAR CONOCIENDO’ NÚMERO 8 DE JULIO DE 2.000