jueves, 22 de marzo de 2007

Félix Rosado: Manuel de Dompablo y Bernaldo de Quirós

UN PERIODISTA SOBRESALIENTE
DE LAS NAVAS DEL MARQUÉS

por Félix Rosado (*)

'Gracias a cinco días sin dormir del jefe de su Oficina en Roma, Manuel de Dompablo, la agencia EFE pudo adelantarse ayer en cinco minutos a las demás agencias en el anuncio de la muerte de Aldo Moro'. El despacho de la agencia de noticias en español más importante del mundo no podía ser más escueto y, a su vez, relevante. La enorme competencia que existe en los medios de comunicación por las primicias levanta rivalidades hasta por dar la noticia antes que nadie aunque solo sea por segundos de diferencia. El flas mostraba el día y la hora: 10 de mayo, las 13'34 horas de 1978. Horas antes, el periodista de Las Navas del Marqués, como sus apellidos delatan, Manuel de Dompablo y Bernaldo de Quirós, acababa de descubrir el cadáver del político italiano secuestrado y asesinado por el grupo terrorista Brigadas Rojas. Sus colegas de profesión le felicitaron efusivamente en partes, despachos, telex, etc. 'No se debió a la casualidad, sino a la dedicación profesional del joven periodista, el éxito que se apuntó'.
Manuel de Dompablo trabajó en Roma y posteriormente, se le destinó a China, para cubrir la corresponsalía de Pekín. La trayectoria periodística le condujo más tarde a recibir la corresponsalía de Nueva York.
Precisamente, en este viaje se había embarcado cuando la fatalidad se cruzó en su camino. Manuel de Dompablo falleció en un accidente de avión en Málaga. Era el año de 1982. La revista 'Caminar Conociendo', editada por la Biblioteca Pública Municipal de Las Navas del Marqués, rescata ahora su memoria. Se trata de homenajear a uno de los hombres ilustres que ha dado el pueblo, del que extrajo, al menos, parte de su carácter.

'Me llamo Manuel de Dompablo y Bernaldo de Quirós; y soy el varón mayor, tercero de los 14 hijos de mis padres. Mi familia ha marcado muchos de los rasgos de mi caracter. Lástima no poder escribir sobre estas influencias'. De este modo, hacía brevemente una introducción a su pensamiento en un C.V. en el que expresaba su integridad y su lucha por el bienestar y la cultura de las gentes: 'Cifro mis ideales en enrolarme a la corriente, para ayudar a beber'. Y añadía: 'El hombre tiene deseos de cultura. Pero más que cultura, de bienestar. Todos queremos un abrazo universal que nos cobije, que nos saqué de snuestro dolor diario. Que nos libere. Necesitamos noticias nuevas y, a ser posible, crueles'. Venía a manifestar el sentimiento que en el fondo vive en el ser humano cuando se planta ante la televisión, escucha la radio o lee los periódicos. El impacto es, en efecto, lo que manda en esta sociedad. En efecto, así se entiende el periodismo: 'Es un gran manantial de cultura; de donde beben toda clase de hombres; y es muy difícil de abrazar con el mismo hilo de cultura a tanta disparidad de gentes. Pero es necesario hacerlo'. También escribió algunas sentencias interesantes y reflesivas: 'uno de ellos es el ansia insatisfecha de verdad... Ya va siendo hora de abrirse a esos séptimos sellos. El dinero es para utilizarlo. Las verdades son para que todos se sirvan de ellas'. Muchos amigos y familiares de Las Navas aún recuerdan su valía. Los periodistas, también.

(*) Félix Rosado es periodista navero

DE LA PÁGINA II DE 'FONTANA SONORA', SUPLEMENTO DE LA REVISTA 'CAMINAR CONOCIENDO', Nº 8 DE JULIO DEL 2.000