viernes, 9 de febrero de 2007

BENITO ARIAS MONTANO: 'Poema según promesa'


POEMA SEGÚN PROMESA

Por Benito Arias Montano (*)


(ACTUALIZACIÓN DE LA ORTOGRAFÍA LATINA Y TRADUCCIÓN LIBRE DE AGUSTÍN GARCÍA CALVO)

(PROPORCIONÓ TODA LA INFORMACIÓN D. MODESTO RUIZ DE CASTROVIEJO Y SERRANO, CATEDRÁTICO EMÉRITO DE LA FACULTAD DE TEOLOGÍA DE 'SAN DÁMASO')

1.- Qui, sacris uatus ueterum receptus
nuper arcanis, cupidi piorum
fidus interpres populo reponens
uera caneban,
(1.- Yo que, acogido poco ha a los sagrados arcanos de los viejos profetas, le cantaba, intérprete fiel, al pueblo de los justos, que así lo deseaba, restituyendo las palabras verdaderas,)
2.- quid moto gratus celebrem poeta?
quidi priuslaudum refram conoris
uersibus, uel quae resonent Nauarum
carmina rupes?
(2.- ¿qué voy, poeta agradecido, a celebrar ahora?, ¿cuál de las loas voy antes que nada a elevar ahora en sonoros versos, o qué poesías han de hacer resonar las rocas de las Navas
?)
3.- Te, Deum nostri et generis parentem,
unde rerum sunt elementa et ipse
orbis et quicquid super est decori
moenia mundi,
(3.- A ti, Dios y padre de nuestra estirpe, de donde son los elementos de las cosas y el orbe mismo y cuanto hay de hermoso por sobre las murallas del mundo,)
4.- quen neque aeterni metuendaa fati
impulit primas posuisse formas
nec satas longum retinere in aeuum
ulla iubet uis,
(4.- a quien ni una fuerza temible de destino eterno le impulsó a establecer las primeras normas ni, una vez creadas, le manda fuerza alguna mantenerlas para largo tiempo,)
5.- libera ast solum sapientes ultra
consili mens haec uoluit benigne
esse, distinctis numerisque dixit
“Omnia sunto”.
(5.- sino que sólo el libre pensamiento sin más de su sabia decisión quiso benignamente que estas cosas fueran, y por números distintamente marcados dijo: “Sean todas las cosas”.)
6.- Idem et humanum genus esse magni
particeps regni dedit; id sed astu
(pro dolor) uafri colubri ruinam
sensit inertem.
(6.- El mismo concedió también que la raza humana fuese participe del gran reino; pero ella por el engaño (ay dolor) de la astuta culebra, padeció desvalida ruina.)
7.- Tu tamen, taetri miseratus ictum
dentis; humanos reparare casus
et mali ocultam rabiem ueneni ex
tinguere tendis.
(7.- Tú, sin embargo, compadecido de la herida del negro diente, te lanzas a reparar las desgracias humanas y a apagar la escondida rabia del veneno.)
8.- Te redemptorem miserisque rerum
cursibus tandem profugus salutem
sperat Israel, cupit atque anhelo
postulat ore:
(8.- A ti como redentor y salvación al fin para las tristes carreras de los sucesos te espera Israel, huido de su tierra, te desea y lo pide con anhelante boca,)
9.- qui tibi charus coluit beatas
Iebusum sedes, ubi mella Quercus
sudat et lactis liquidi pererrant
oppida riui,
(9.- el que, querido por ti, moró en las bienaventuradas sedes de los Yébusos, donde la encina suda mieles y fluidos arroyos de leche corren por entre las ciudades,)
10.- nunc in ignotis regionibus, nunc
inter incisas uaga turba gentes
ingenit culpas memoratque priscae
tempora sortis.
(10.- ahora en regiones desconocidas, ahora errante turba, entre gentes llenas de odio gime por sus culpas y se acuerda de los tiempos de su primitiva suerte.)
11.- Sed dabis duro, pater o, labori
exitum, qualem recolenda uatum
credere et summis petere in periclis
certa iubet uox?
(11.- pero, ¿darás, oh padre, a la dura fatiga un fin, como el que la voz venerable de los profetas manda, cierta, creer y buscarlos en los últimos peligros?)
12.- Annue, et finem properare Dafnis
praecipe, ac duris meliora rebus
ponito, ad nostros pecora haec reducens
deuia pastus.
(12.-Haz señas de que sí, y ordena apresurar un fin a nuestros daños, y establece para los duros avatares mejor suceso, volviendo a llevar estas ovejas extraviadas a los pastos nuestros.)
13.- Tu quoque , aeterni soboles parentis
unica, aequales tibi prisca honores
dat FIDES, cultu celebratque eodem
cum patre Nahum;
(13.- Tú también, prole única del eterno padre, honras iguales te rinde la vieja fe, y con el mismo culto celebra al hijo junto al padre;)
14.- namque te saeclis socium creandis
teque seruandis sapiente ouluit ministrum
esse ruinit.
(14.- pues quiso él que tú su aliado fueses para la creación de los tiempos y tú para mantenerlos con sabia diestra, tú ministro suyo para restablecer las ruinas.)
15.- Vatibus praesens neque te silebo,
spiritus, nati et genitoris ardens
charitas, quando neque tu minori
numine gaudes,
(15.- Ni a ti, presente a los profetas, te pasaré en silencio, Espíritu, amor ardiente de Hijo y Padre, puesto que tampoco gozas tú de menor fuerza divina,)
16.- qui mare et terras reficisque olyimpi
et foues oras bonus et frecuentas,
qui probas quicquid pater atque natus
consilii dant.
(16.- tú que mar y tierra rehaces y alientas regiones de firmamento y que las pueblas y recorres, tú que apruebas todo punto de decisión que el Hijo y el Padre tomen.)
17.- Virginum praestam iuuenumque doctor
qui colis mentes placidus modestas,
dexter, o, laudum cupidum tuarum
proripe uatem;
(17.- Tú que, prestante maestro de doncellas y de jóvenes, cultivas plácido las almas humildes, oh, por mano diestra lleva arrebatado al vate anheloso de tus alabanzas;)
18.- pectoris puri penetrador adsis
(igne marcentes renouare sensus
nam potes), nostrae tenebrasque mentis
discute certus:
(18.- asístasme penetrando en el puro pecho (puedes tú con tu fuego renovar los sentidos languidecientes), y desparrama cierto las tinieblas de nuestra alma.)
19.-Fallor? An motu trepidant superno
mens, et excelsas uideor per auras
tollier? Iam procul usque terries
euehor ardens.
(19.- ¿Me engaño? ¿o está temblando con un movimiento de lo alto el alma, y me veo arrebatar por entre las auras de las alturas? Ya, ya voy lejos arrastrado por doquiera de la tierra.)
20.- Raptus in caeli radiantis oras
audiam uoces, quibus ipse reddam
magna priscorum monumenta uatum
ore Latino.
(20.- Arrebatado hasta las alturas del radiante cielo, he de oir voces, con las que yo mismo vuelva los grandes registros de los viejos profetas en boca latina.)
21.- Hinc procul, curas tenues, abeste,
quidquid infrenis petit aut uoluptas,
uana spes, mendaz honor et cupido
suadet habendi.
(21.- Lejos de aquí, mezquinas preocupaciones, retiráos, o todo lo que busca el placer desenfrenado, lo que vana esperanza, honra mentirosa y ansia de tener procura.)
22.-Tuque, Laurenti, decís o canendum
hesperis, altum medios per ignes
qui petis caelum, populo stepende et
iudice saeno,
(22.- Y tú, Lorenzo, oh gloria digna de canto para las gentes de la Hesperia, que por medio de los fuegos al alto cielo te alzas, ante el pasmo de la gente y del cruel juez,)
23.- (nunc in excelsa spatiaris aula;
igne nunc felix recrearis almo,
unde sunt uitae atque aliena tristi
munera letho)
(23.- ahora te paseas por la corte sublime; ahora te recreas con el amo fuego, del que son los dones de vida y ajenos a la amarga muerte)
24.- nos tuis praesens precibus iuuato,
si tibi nostri placuere nuper,
Hosseae uatis colo dum sacerdos
dicta, labores.
(24.- ayúdanos allí presente con sus rezos, se es que poco ha te han complacido, mientras me dedicaba como sacerdote a las palabras del profeta Oseas, nuestras fatigas.

Benito Arias Montano




CARMEN EX VOTO
Benito Arias Montano
NAVIS IN AGRO ABULENSI APUD
DIVI
LAURENTII SACELLUM MENSU
AUGUSTO 1567
( “Página final al ‘Comentario al Profeta Oseas’ Página 217, del capítulo XIV”)

“Las Navas del Marqués, en el campo abulense, junto al Monasterio de San Lorenzo (El Escorial), en el mes de agosto de 1567”



TEXTO DE LAS PÁGINAS 49-50 DEL Nº 8 DE 'Caminar Conociendo'

(*) Benito Arias Montano, nacido en Fregenal de la Sierra (Extremadura) en 1527 y muerto en Sevilla en 1598, fue uno de los hebraístas más destacados de su tiempo. Hizo sus estudios de lingüística, gramática, retórica y filosofía en Sevilla, que amplió más tarde en la Universidad de Alcalá de Henares, donde en 1548 recibió el título de bachiller en Artes, convirtiéndose, en 1552, en el primer poeta laureado por tal Universidad.
Asistió al Concilio de Trento y, tras su vuelta a España, se retiró a la Sierra de Aracena (Huelva) donde estaría hasta que fue llamado por Felipe II para ser profesor de lenguas orientales en el monasterio de El Escorial y responsable de su extraordinaria biblioteca. En dicha biblioteca dejaría huella de su saber, pues su sucesor al frente de la misma, fray José de Sigüenza, tiene palabras de elogio hacia su mentor.
Siendo capellán de Felipe II, tuvo que ser la persona que influyera en el ánimo del rey para acometer la empresa de la Biblia Políglota de Amberes, monumental trabajo que emularía a la Biblia Políglota Complutense que impulsara décadas antes el Cardenal Cisneros. Naturalmente la Biblia Regia, que así se denominaba la Políglota de Amberes, no era una simple reedición de la Complutense, sino que tenía importantes innovaciones, como el Nuevo Testamento en caracteres siríacos y hebreos, además de incluir la traducción latina de Sanctes Pagnino que se añadía a la Vulgata latina. Arias Montano revisó la traducción de Pagnino y añadió otro volumen en el que disertaba sobre la geografía bíblica, las medidas hebreas, la disposición del templo, las vestiduras de los sacerdotes y la interpretación de la lengua hebrea.
Todo esto hizo que Arias Montano y su Biblia fueran atacadas y puestas bajo sospecha nada menos que por el mismísimo Tribunal de la Inquisición que veía en la misma un atentado contra la Vulgata y un rabinismo excesivo. Arias Montano se había atrevido a oponer el texto hebreo al de la Vulgata y había dado excesiva autoridad a las paráfrasis arameas. Tenemos en ello una resonancia de lo que ocurrió con fray Luis de León, hasta el punto de que uno de los acusadores de Arias Montano, León de Castro, lo fue también de fray Luis. Al final tanto Arias Montano como la Políglota de Amberes salieron indemnes del ataque y la Biblia se editó en esa ciudad en 1572.
Además de su trabajo en la Políglota de Amberes, Arias Montano escribió Antigüedades Judías (1593), obra en 9 tomos en la que trata de los nombres propios y comunes caldeos, hebreos, griegos y latinos que aparecen en la Biblia, Retórica (1569), Salmos de David y otros profetas (1571) escrita en versos latinos. También escribió una Historia Natural (1601) y Cartas.
Tras rechazar un obispado y otras dignidades eclesiásticas que el rey le ofreciera, se retiró a Sevilla donde, cansado y enfermo, murió.