jueves, 15 de febrero de 2007

José Luís Morante: 'La Piel del Paraíso'


JOSÉ LUIS MORANTE: ‘La piel del paraíso’

Reseña de libros

Por José Luís Morante

Título: De fiebres y desiertos
Autor: Jorge de Arco
Editorial: Visor
Ciudad: Madrid
Año: 1.999

En 1996 apareció Las imágenes invertidas, un poemario amoroso cuyo título explica esta cita de Kart Krolow incluida en sus páginas: ‘en el río se abrazan las imágenes invertidas de los amantes’. En el poblado eclecticismo de la última década el libro presentaba una nueva voz, Jorge de Arco, un madrileño nacido en 1967, licenciado en Filología Hispánica y traductor ocasional de escritores anglosajones y alemanes. Dos años más tarde el poeta lograba el Ciudad de Alcalá con El leguaje de la culpa, un conjunto escrito enteramente en la ciudad de Hamburgo. La geografía extraña estimula el viaje interior hacia los territorios de la evocación y la necesidad de rescatar vínculos y acontecimientos personales; desde el tragaluz de la nostalgia se hace un completo inventario de recuerdos y se recupera lo vivido en un tiempo de límites vedados:

Primero era la aldaba, después el patio fresco,
El gozo de subir los escalones
Y la infancia, cosidos
Al cálido regazo de la abuela (…) éramos niños.
No nos cupo el dolor entre los párpados

Ahora es el Premio de Arte Joven de la Comunidad de Madrid en su convocatoria de 1.998 el aval de su tercera salida De fiebres y desiertos. Luis Alberto de Cuenca, novísimo de primera hora y uno de los más cualificados maestros de las promociones emergentes, lo ha definido ‘como un libro con elegante sencillez no exenta de voluntad esclarecedora, con música, con emoción. Con todo aquello que trasmite la poesía verdadera’. Explica así que la poesía de Jorge de Arco tiene perfil clásico, de compromiso con una tradición plural.
La rememoración da sentido a los días de soledad, a un tiempo crepuscular donde vive el olvido y donde toma cuerpo la certeza de que el amor es sólo un sentimiento de ida, aunque sus huellas permanezcan inalterables y dan aliento a un conjunto de composiciones evocativas, a caballo entre la reflexión existencial y la sola revisión de un pasado que muchas veces se convierte en recreación porque en la lejanía se confunden lo imaginario y lo vivido. Una voz con sonido elegíaco reinventa la piel del paraíso.
El libro plantea, con aparente fondo autobiográfico, distintas variantes argumentales sobre un ecuador: el horizonte de la experiencia sentimental. Las diferentes secciones hablan de personaje sitiado por la ausencia que porque ama espera siempre y guarda inalterable la conciencia de una entrega, el preciso comienzo de la carne que hace recorrer al amante ‘un pasillo de fiebres y desiertos’.
En el hacer poético de Jorge de Arco se ensamblan el tono intimista y los registros casi coloquiales con imágenes de gran plasticidad. Se logra así dar forma a una poesía próxima que no margina temas ni argumentos porque sabe que la originalidad no es primicia ni invención aleatoria; es solo el atrevimiento de mirar las cosas de siempre con ojos nuevos de cada día.

José Luís Morante

TOMADO DE LA REVISTA ‘CAMINAR CONOCIENDO’ Nº 8, PAG. 46 DE JULIO DE 2.000