martes, 10 de abril de 2007

Carlos Aganzo: 'Silencio'

Silencio


de Carlos Aganzo





Silencio 1





Aquí, donde me ubico


el agua duerme quieta


en su sueño de octubre.


Un tren canta muy lejos


su ensalmo viajero.


Las voces llevan ecos


que ya no reconozco.








Aquí, donde me habito,


las nubes van despacio


para no ofender al aire.


Los días no tienen cifra.


Los pies están descalzos


de oro y vanidades.








Dejo caer los ojos


sobre el dulce horizonte


que precede al olvido.








Aquí, donde me pierdo,


un tren canta muy lejos,


su terne letanía.


¡Decidles que no vuelvo!


¡Decidles que he perdido


mi nombre en cualquier parte!








Mejor no decir nada.








Gana un paso la sombra.


La luz se acerca un paso.


Me instalo en el silencio.


Dejo pasar la tarde,


hasta el fondo, en la casa.





Silencio 2





Cinco segundos pido,


nada más, de silencio.


El tiempo suficiente


de ver cerrarse el mundo


sobre sus cien bisagras.


Cinco enteros segundos


de verdad, de alegría.


De oscuridad, de olvido...


El tiempo imprescindible


de pronunciar tu nombre,


de pronunciar el mío y dejarlos


sonando en el silencio.


No más. Cinco segundos.


Antes de abrir de nuevo las esclusas


de la vida o acaso


(¿no es igual?) de la muerte





DE LA PÁGINA 23 DE LA REVISTA 'CAMINAR CONOCIENDO', Nº 8 DE JULIO DE 2.000