martes, 10 de abril de 2007

Manuel de la Escalera: BIOGRAFÍA


Escalera Narezo, Manuel de la


San Luis de Potosí, 'México' (1895) - Santander, 'España' (1994)


Manuel de la Escalera Narezo, que pasó buenos veranos en Las Navas del Marqués con su amigo el pintor M. Calvo, nació en la localidad mexicana de San Luis de Potosí el 6 de agosto de 1895, de padres españoles. A los 6 años desembarcaron en Santander donde pasó su juventud. En Santander realizaría parte de sus estudios. También acudió al internado de la Compañía de Jesús en Orduña (Vizcaya) y en los Escolapios de Bilbao. Regresó a México instalándose en la capital y estudiando Arte en la Academia de Bellas Artes de San Carlos. Posteriormente, estudia escultura y reside en Madrid, Barcelona y París donde le impactó, conmocionándolo, las lecturas de Marx, Freud y Spengler y el descubrimiento del cine, integrándose a su regreso a España en los cine-clubs, fundando en Santander el Cine Club del Ateneo y el Cine Club Proletario.
Al estallar la Guerra Civil organiza en Santander un cine ambulante, rodando, con el pintor montañés Rufino Ceballos, documentales sobre los frentes de batalla.
Cayó prisionero en Asturias y, salvo unos meses de libertad vigilada, encarcelado como preso político, estando desde entonces en la cárcel 23 años, lo que aprovechó para estudiar inglés literario. Fue condenado a muerte. En la cárcel de Alcalá de Henares sintió la necesidad de escribir y, clandestinamente, fue narrando lo que acontecía, veía o recordaba, en un diario que pudo sacar de la prisión y estuvo 17 años guardado en la caja fuerte de un banco. En la cárcel realizó trabajos de traducción de varios autores, como Mansfield, Maughan y Saroyan, para una editorial catalana. Es ya un clásico la traducción de ‘La Gaviota’ de Chejov. Alcanzó la libertad en 1962, y cuatro años más tarde se publica su libro "Muerte después de los Reyes", donde se relata su vivencia en las cárceles de Burgos y del Dueso.
Como creador literario publicó "Cuando el cine rompió a hablar", "Mamá grande y su tiempo", "Cuentos de nubes”.
Sus últimos 18 años de vida los pasó en la residencia para personas mayores de Caja Cantabria, donde murió a punto de ser centenario en 1994.
Manuel de la Escalera falleció el 27 de abril de 1994 en Santander. Hasta el último momento su mirada, ya casi nublada, buscaba esas nubes quietas, pacíficas, enmarcadas siempre, durante tantos años, por el perfil interno de una ventana.

PÁGINAS 20 y 21 DE LA REVISTA 'CAMINAR CONOCIENDO', NÚMERO 8 DE JULIO DE 2.000